Cuetzalan vu par Assul

Depuis maintenant 10 ans, nous collaborons avec Siijuve (Service international pour les échanges jeunesse), notre organisme partenaire au Mexique.  Assul Bazán, notre nouvelle superviseure de Siijuve nous fait part de ses impressions du séjour à Cuetzalan avec nos étudiants, en espagnol évidemment!

Los chicos Joséanne, Lydia, Camille, Anthony, Joya, Noémi, Jeanne y una servidora Assul Bazán emprendimos un viaje al municipio de Cuetzalan, Puebla.

Llegamos al hotel Tazelotzin ubicado muy cerca del centro del pueblo mágico, se otorgó una cabaña para las 6 voluntarias, 1 para el único voluntario y 1 más para la coordinadora.

Los desayunos, comidas y cenas fueron servidas en el hotel (a los chicos les gustó la comida, a excepción de un mole bastante exótico), la primera noche cenamos tacos dorados de pollo adornados con lechuga, queso y crema y a todos nos gustaron especialmente.

El segundo día en el hotel, se impartió una plática muy interesante para los chicos, acerca de cómo un grupo de mujeres indígenas se unieron para formar una organización que defendiera sus derechos y les permitiera salir adelante, con el tiempo, este grupo de mujeres se fue agrandando y es así como se creó el hotel ecoturístico Tazelotzin (idioma Nahuatl), que significa “plantita tierna”.

Las actividades culturales y recreativas que se realizaron durante los 3 días de estancia fueron las siguientes:

  • Encuentro con mujeres bordadoras en Xiloxochico
  • Visita a taller de telares por mujeres artesanas en San Andres Tzicuilan Caminata en el mercado central de Cuetzalan (frutas, flores y artesanías)
  • Visita a cascada “El Salto” Visita a cascadas “Las Brisas

Cabe mencionar que todas las actividades fueron dirigidas por un guía otorgado por la secretaría de turismo del municipio, por lo cual nos fue fácil transportarnos y sentirnos seguros. En las cascadas los chicos nadaron mucho (el agua estaba helada), dentro del parque donde se encuentran las cascadas, Lydia y Joya se aventaron por la tirolesa (un grupo de cables de acero alineado, que con una inclinación y ayuda de una polea se puede aprovechar la pendiente y la fuerza de gravedad para transportar personas y hacer sentir la sensación de volar sobre cualquier espacio), las chicas quedaron encantadas. El día sábado, después de asistir a los talleres de mujeres artesanas, tomamos el Temazcal (en el Imperio azteca, construcción de piedra y argamasa en la que se toman baños de vapor), salimos tan relajados que nos fuimos todos a dormir. El último día salimos temprano del hotel para ir a dar una gran vuelta por el mercado central, donde los chicos y yo vimos todo tipo de bellas artesanías y tomamos café . ¡Finalmente regresamos a la ciudad de Puebla capital con nuevas aventuras que contar!

Cette entrée a été publiée dans Activités, Puebla. Vous pouvez la mettre en favoris avec ce permalien.

Laisser un commentaire